Fue al ver Conan el Bárbaro de  Robert E. Howard con Arnold Schwarzenegger como protagonista… Ese día de 1989 si no recuerdo mal, el que me decidí a entrar en un gym.

Llevaba tiempo realizando ejercicios con mancuernas hechas con latas y hormigón, todo un clásico en mi barrio y alrededores en aquella época. Entré con algo de sobrepeso con 120 kilos que había acumulado al entrar en la facultad y dejar de realizar actividades físicas durante más de 6 meses. Esta etapa duró 15 años y terminó con un peso de 116 kilos que nada tenían que ver con los que entré. En ese tiempo compartí entrenamientos con muchos amigos, con campeones de Sevilla, Andalucía y España, y sobre todo aprendí mucho. De  que hacer y que no debe realizarse.

Tras 8 años sin hacer nada de ejercicio y acumular kilos de más he vuelto a entrenar. Aquí iré escribiendo de mis entrenamientos y de lo que considero de interés sobre este deporte.